Libería Cálamo - Logo

Hoy tengo "dolor de España"

El “dolor de España” es un dolor clásico, tan experimentado como estudiado. No hay analgésico que lo combata. También es verdad que a los laboratorios farmacéuticos no les interesa para nada el tema ya que ni son españoles ni consideran con razón que se trate de una dolencia de ámbito universal de las rentables de verdad.

Durante años y gracias a un país dolorido también como la Argentina, se intentó controlar – sin resultado alguno- con un número relevante de psicoanalistas porteños que habitaron y habitan entre nosotros.

El “dolor de España” es peor que la ciática, peor que pillarse los dedos con la puerta de un auto alemán de los de hierro fundido, no de los de chapa mala.

El “dolor de España” es peor que una crítica literaria del libro de un amigo hecha por un amigo, peor que  la tertulia de un programa de radio matinal, peor que la visión de un banquero feo con una tarjeta opaca en el bolsillo.

El “dolor de España” es,  además de criminal,  discriminatorio. Sí amiga, sí amigo: algunos españoles no lo sufren…

Bueno, hay que vivir con la condición que nos ha tocado en suerte. Suenen las fanfarrias, continúe  el espectáculo.

Para combatirlo os invitamos a leer y hablar de libros: ayuda.

Archivo