Libería Cálamo - Logo

Premios Cálamo 2004

Obras Galardonadas

"Libro del año" 2004


paisaje-aproximado-600x920.jpg

Paisaje apróximado

Obra de Peter Stamm publicada por El Acantilado


Un pueblo noruego al norte del círculo polar. Aquí, en los confines del mundo, vive Kathrine, empleada en la aduana. Tiene veintiocho años y un hijo de su primer matrimonio. Día tras día controla los barcos de pesca que llegan al puerto. Sólo se rompe esta oscura monotonía en los días de abril, cuando por fin el sol esparce de nuevo su luz difusa sobre el vasto paisaje nevado.

Peter Stamm (Weinfelden, 1963) estudió filología inglesa, psicología, psicopatología e informática en Zúrich. Ha vivido largas temporadas en París, Nueva York y los países escandinavos. Desde 1990 se dedica a la literatura. Ha escrito una obra de teatro y colabora habitualmente en la radio y la televisión. Desde 1997 es redactor de la revista literaria Entwürfe für Literatur. Acantilado ha publicado sus novelas Agnes (2001), Paisaje aproximado (2003), Tal día como hoy (2007) y Siete años (2011), y los libros de relatos Lluvia de hielo (2002), En jardines ajenos (2006), Los voladores (2010) y A espaldas del lago (2014).

Más información: Peter Stamm en El Acantilado


“Otra Mirada 2004”


rio_desolación.jpg

El río de la desolación

Obra de Javier Reverte publicada por Random House Mondadori


En los territorios del Amazonas, el proceso de creación y destrucción de vida casi se siente crepitar bajo los pies. Ese constante ir y venir entre la existencia y la muerte da la razón de ser a uno de los lugares del planeta más impregnados de leyenda y de espíritu de aventura. Hacia allí ha dirigido su viaje Javier Reverte, cargado de pasión mítica y de curiosidad, para relatar cómo transcurre la vida y cómo fue la historia de las gentes que habitan aquellos parajes que, en buena parte, permanecen hoy todavía inexplorados.

Javier Reverte ha pisado los cinco continentes, ha navegado el Índico, el Pacífico y cruzado el Atlántico entre Europa y América en dos ocasiones; ha costeado el Ártico de Este a Oeste por el mítico Paso del Noroeste, y embarcado en un buque de investigación que le llevó hasta las Svalbard. Ha atravesado el canal de Panamá en un carguero y puesto el pie en la isla del Cabo de Hornos. Ha descendido el Amazonas desde su nacimiento hasta su desembocadura, recorrido en barco el curso del Alto Nilo, y viajado a bordo de un trasbordador en el río Congo, en la misma ruta que realizó Joseph Conrad a finales del siglo XIX. Conoce las fuentes de los dos Nilos, ha seguido los caminos literarios de escritores como Homero -en la Grecia clásica- o de Jack London -remando 750 kilómetros en el río Yukón- o de Mark Twain -en el Mississippi- y se ha internado en las inmensas llanuras africanas en busca de sus sueños infantiles. Ha surcado las aguas de los lagos Victoria, Tanganyka y Tana, y se ha acercado en una larga marcha de varios días, a pie, desde Mararal hasta las orillas del lago Turkana. En decenas de trenes y autobuses ha transitado por los parajes de medio mundo. Ha vivido en Londres, en París, en Lisboa, en Nueva York, en Roma y en Westport (Irlanda).

Más información: Javier Reverte en megustaleer.com



“Extraordinario 2004”


NO-HAY-TIEMPO.jpg

No hay tiempo para jugar

Relatos de niños trabajadores

Obra de Sandra Arenal, grabados de Mariana Chiesa publicada por Editorial Mediavaca



No hay tiempo para jugar reúne 50 breves historias de vida de niños y niñas trabajadores de la ciudad mexicana de Monterrey. La socióloga Sandra Arenal realizó numerosas entrevistas a niños, y en un libro –que sirve de base a esta edición– recopiló algunos de estos testimonios que nos muestran la cara más fea del mundo, la que nunca queremos ver: niños y niñas sin infancia y con responsabilidades de adultos, obligados a trabajar en las peores condiciones, ejerciendo duras tareas a cambio de un magro salario para mantener a sus familias, para costearse los estudios o sencillamente para sobrevivir. 

Sandra Arenal Huerta nace en la Ciudad de México un 29 de noviembre de 1936, en un hogar marcado por la política y las artes. Su madre, Elena Huerta, fue una pintora progresista que compartía las ideas de izquierda de los muralistas Diego Rivera y David Alfaro Siqueiros (este último era tío político de Sandra por estar casado con Angélica Arenal, hermana de su padre, Leopoldo Arenal, activista del PCM). En los años previos a la Segunda Guerra Mundial México vive una época de efervescencia política, económica y cultural bajo la influencia de un socialismo floreciente que busca mejorar las condiciones de vida de los trabajadores. Por un azar del destino Sandra pasa su infancia en la URSS, en un momento en que a las privaciones de la guerra hay que sumar la inquietud que producía la amenaza de la invasión nazi. Las vivencias y recuerdos de este período marcarían su conciencia social y la búsqueda de la justicia que siempre la han caracterizado.

Mariana Chiesa (La Plata, Argentina, 1967) es grabadora, pintora, historietista: tres formas de nombrar su vocación de dibujante. Aprendió el oficio con Alberto Breccia, el maestro que cambió el lápiz por un cuchillo, y es lectora de Alejandra Pizarnik, la poeta que se veía a sí misma como una niña en un jardín. La infancia es un tema a menudo presente en su trabajo. Ha colaborado en publicaciones de diversos países: Lápiz Japonés, El ojo clínico, Sins entido, L'Association, Media Vaca, entre otras. Ha impartido talleres de grabado y ha participado en numerosas exposiciones. Desde 1997 vive en Barcelona, donde ha realizado muchas tareas de las que no suelen figurar en las biografías de los artistas, pero que son las que le permiten aceptar aquellos encargos que verdaderamente le interesan. Las ilustraciones de No hay tiempo para jugar fueron seleccionadas en 2003 por el jurado de la Feria del Libro para Niños de Bolonia.

Más información: Sandra Arenal en Mediavaca  


Archivo