Libería Cálamo - Logo

Un fantasma recorre tanto la España vacía (qué genial el libro de Sergio del Molino publicado por Turner) como la España repleta. Un fantasma viejo y ajado. Un fantasma que ya agitaba ese dictador infame llamado Franco, que por cierto no era nada franco y sí mentiroso compulsivo. Un fantasma al que creíamos enterrado y superado por los “zombis” que invaden la literatura, el cine y las series televisivas contemporáneas, y que, mira tú por dónde, a buena parte de la prensa y de la clase política – totalmente apolítica en la medida en que desprecia la “res pública”- de nuestro país le encanta, vaya a usted a saber por qué, resucitar y remover.

Señoras y señores, el comunismo ha vuelto. Las hordas rojas que se comen a los niños y se quedan con tu negocio de mierda, esas que queman iglesias y bailan en pelotas mientras practican sexo sucio sin parar, ya están aquí de nuevo.

La identificación de las ideas progresistas,  e incluso simplemente anti-neoliberales, con el la extinta y felizmente fallecida ideología comunista tal como se entendió y desarrolló en la Europa Oriental, es ya un clásico de la manipulación política. La verdad es que la insistencia de tamaño dislate produciría risa si no hubiera todavía una parte de la población que se la cree.

La crítica demoledora al denominado “socialismo real” ha sido una constante de la izquierda europea al menos desde finales de la década de los cincuenta, incluso mucho antes merced al esfuerzo y la valentía de numerosos intelectuales y activistas políticos de los más diversos espectros ideológicos. Crítica y censura que no han cesado ni cesarán afortunadamente.

Nos permitimos recomendarte tres libros fantásticos que de una manera u otra vienen a hondar en la figura de Stalin como paradigma absolutista. El primero de ellos, Las rosas de Stalin, obra de Monika Zgustova, estremecedor retrato de la hija del dictadorLos otros dos giran alrededor de la vida de Shostakóvich y su relación son el poder estalinista: la nueva y fantástica novela de Julian Barnes, El ruido del tiempo,  editado por Anagrama y el ensayo histórico Leningrado. Asedio y sinfonía, espectacular texto de Brian Moynahan también de Galaxia Gutenberg

Por cierto, ¿por qué no se agita el fantasma- este sí bastante más real- de las hordas negras que crecen sin parar en Europa alrededor de la crisis económica y  el temor tintado de desprecio a los refugiados sirios?

Estamos como el día, seriotes….Un abrazo de los de Cálamo