Libería Cálamo - Logo

Joaquín Estefanía

22 de mayo martes, 19.30 horas. Joaquín Estefanía.

Joaquín Estefanía presenta Revoluciones. 50 años de rebeldía (1968-2018), obra editada por Galaxia Gutenberg.

El autor conversará con la periodista Concha Monserrat y el escritor y periodista Sergio del Molino.

Joaquín Estefanía Moreira es licenciado en Ciencias Económicas y en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid. La mayor parte de su vida profesional ha estado vinculada al diario El País, donde, entre otras responsabilidades, ejerció las de redactor jefe, subdirector, director de Opinión y director del periódico (1988-1993). En la actualidad escribe una columna semanal en el mismo. Fue miembro del consejo editorial del Grupo PRISA y de El País hasta el año 2014. Durante veintiún años (1993-2014) ha sido director de la Escuela de Periodismo de la Universidad Autónoma de Madrid/El País. Es Premio Europa de Periodismo, Premio Joaquín Costa de Periodismo y Premio de la Asociación de la Prensa de Madrid. Entre sus últimos libros destacan La economía del miedo (Galaxia Gutenberg, 2011), Estos años bárbaros (Galaxia Gutenberg, 2015), Los Tyrakis. Una saga familiar para entender la crisis de Grecia (en colaboración con Ana R. Cañil, Galaxia Gutenberg, 2016), y Abuelo, ¿cómo habéis consentido esto? (Planeta, 2017).

Sinopsis. El último medio siglo (1968-2018) ha sido testigo de una generación que amaneció a la madurez con la alegría revolucionaria de Mayo del 68 y que se está jubilando en pleno vigor de una revolución conservadora y de los populismos de extrema derecha que amenazan con llevarse por delante muchas de las conquistas civilizatorias de este tiempo. Esa generación es la que ha mandado. Una generación que con sus aciertos, sus contradicciones, sus arrebatos de cólera (a veces ingenuos; a veces violentos; casi siempre justos) o su resignación ha tratado de cambiar el mundo, aunque no con la profundidad y la velocidad que previeron sus protagonistas, algunos de los cuales podrían decir: 'Queríamos cambiar el mundo y el mundo nos ha cambiado a nosotros'. A cada año mágico revolucionario (1968: París, Praga, México; 1999: movimiento antiglobalización; 2011: los indignados) le ha sucedido una reacción (1979-1980: Thatcher y Reagan; 2011: los neocons; 2017: Trump) que ha pretendido siempre volver al statu quo anterior, a lo que creían un estado natural de las cosas, utilizando los principios de coerción y persuasión, el poder duro y el poder blando. Durante aquellos años mágicos, los jóvenes como categoría histórica han disputado a la clase obrera el monopolio del protagonismo redentor de los cambios que ésta tuvo durante el siglo XIX y primera parte del XX. El sentido de la historia lo daba el progreso, pero el motor de la historia no ha sido sólo la lucha de clases, sino las ansias de un grupo transversal de ciudadanos que ha reivindicado su lugar en la política, la economía y la cultura.

Archivo