Libería Cálamo - Logo

De pensamientos imbéciles; de yo quiero un cargo; de si otros pueden, yo también; del Hay Festival. Y nuestro bonus track: 4 libros, 4.

Estoy en un avión a la altura de las Islas Azores. Una azafata solicita por megafonía la presencia de un médico. Nadie acude. Pasa el tiempo. La azafata vuelve a pedir socorro. Silencio total. Me desabrocho el cinturón de seguridad y en voz alta y clara digo: “No soy médico, pero tengo Estudios en Medicina*: haré lo que pueda”. Con paso firme me traslado a la parte delantera del Boing 747 y atiendo a mi paciente. Un par de bofetadas, un chupito de güisqui irlandés y una aspirina: la famosa o famoso -no soy sexista- se despierta, y con un suave susurro me dice: “Ya estoy mejor, gracias. Me ha salvado la vida”. Llego a mi destino en primera clase y entre los vítores de tripulación y pasaje.


Es de imbéciles pensar que se pueda atender de manera correcta a un enfermo habiendo aprobado Biofísica en primero de carrera. También que alguna autoridad me ofreciera, y por la misma razón, la Dirección de la Lucha Municipal contra Virus Malignos de Todo Tipo y Condición -, cargo de confianza bien remunerado- o la cotizada Secretaría Aeroespacial Aragonesa basándose en que vivo en un sexto piso al que subo en ascensor al menos dos veces al día (bajar, bajo andando).


Será de imbéciles, pero que cuenten conmigo: si otros pueden, yo también.


No es casual que las novelas de Ricardo Menéndez Salmón aparezcan siempre en enero, mes propicio para la introspección, la serena visión del pasado y el tímido soñar del futuro. Como siempre, excepcional: en No entres dócilmente en esa noche quieta habla sobre su padre para hablarnos de sí mismo, sin episodios ñoños ni imágenes complacientes.


Tampoco es complaciente la última novela de Nuria Barrios, Todo arde: miseria, drogas y marginación en los extrarradios de ese Madrid que nos pintan tan moderno e impoluto.


Calomarde. El hijo bastardo de las luces de Sergio del Molino y Lady Tyger. Es mi cuerpo y es mi vida de Silvia Cruz Lapeña inician la colección Héroes & Villanos-Heroínas & Villanas de Libros del K.O. Se presenta así: “Pequeñas biografías de personajes históricos no necesariamente ejemplares, posiblemente contradictorios, definitivamente irresistibles.”


Finalmente esta semana no he hablado de economía. Pero hablaré, ya lo creo que lo haré, estoy preparado: me he leído un libro y medio sobre el tema.


P.D. Un año más organizamos con el Hay Festival de Cartagena de Indias el encuentro Talento Editorial. Aquí puedes conocer su contenido https://www.hayfestival.com/talento-editorial/encuentro-x




*Antes empezar mis estudios de Filosofía y Letras, estuve matriculado en el primer curso de la Facultad de Medicina. Aprobé biofísica, al resto de asignaturas ni siquiera me presenté. En cuanto a aprovechamiento académico no estoy muy orgulloso de esa etapa de mi vida. Eso sí, me lo pasé genial, hice amigas y amigos para toda la vida y todavía tengo un puesto elevado en el listado histórico de trasnochadores aragoneses.


Archivo