Libería Cálamo - Logo

De una dulce Navidad en pantalones cortos; de esos vatios tan entrañables. Y de que nos visites, faltaría más.

Cuando yo era chico la Navidad era comer en la mesa de los niños, ver en la tele por enésima vez La gran familia* y una cesta gigantesca repleta de turrones, vinos, licores y derivados del cerdo de mayor o menor calidad. También lucir unas piernas en permanente piel de gallina - hasta los 16 años los pantalones largos no existían en el vestuario de los menores - el miedo a que los Reyes Magos te dejaran carbón en vez de los juegos reunidos Geyper y la calle Alfonso y el Paseo de la Independencia repletos de luces.


Han pasado los años, como en la mesa de los mayores, ya no se repone obligatoriamente La gran familia- o puedes cambiar de canal- , no hay casi empresas que regalen cestas de navidad que merezcan tal nombre, los pantalones vaqueros son universales y el carbón está de retirada por contaminante. Eso sí, para el centro de la ciudad el ayuntamiento sigue dilapidando todos los vatios que sean necesarios.


Cuando yo era chico había gente muy carca y muy rancia que en Navidad tenía por costumbre ponerse ciega de marisco, rezar el rosario y decir burradas. Han pasado los años, me he hecho mayor y, mira por dónde, el tufo a rancio parece que vuelve a estar de moda. En fin, la vida es muy hermosa pero también muy rara.


Cálamo huele muy bien: los libros –muchos de ellos- contienen elementos nutrientes de gran calidad y desprenden estupendos aromas. Si nos visitas estos días lo notarás. Te lo ponemos fácil: prolongamos nuestros horarios habituales y abriremos todo el sábado 21 y la mañana del domingo 22. Y por supuesto favoreceremos el trabajo de los Reyes Magos permaneciendo de guardia los días 4 y de 5 de enero.


Recuerda que en Cálamo Infantil además de libros encontrarás una fantástica selección de juegos y juguetes y que en Cálamo “adultos” los vinos y los objetos de regalo también tienen su espacio.





*La gran familia es una película de 1962 dirigida por el aragonés Fernando Palacios e interpretada en sus papeles protagonistas por Alberto Closas y Amparo Soler Leal. No hablaré mucho de ella, solo diré que era tremenda.


Archivo