Libería Cálamo - Logo

De filosofía, vasijas, cerveza y orinales; de la tremenda (no: es sencilla) celebración de los 35 años de Cálamo.

Hay dos corrientes filosóficas contrapuestas, la que piensa que la vida es una vasija que se va llenando con el paso del tiempo y la que sostiene que en realidad se va vaciando por el mismo motivo.

Una más heterodoxa estima que lo que ocurre es que se llena y vacía alternativamente, como si fuera un porrón o una jarra de cerveza bien tirada (ver nota a pie de página).  Una más rara la compara con un orinal, pero no es de mi interés dar espacio a semejante teoría escatológica.

(Mi formación filosófica no es muy elevada, la verdad. En mi más tierna edad,  el franquismo reducía la enseñanza de tan imprescindible materia a un recitado continuo de padrenuestros y avemarías: para el rosario, igual que para el fútbol - pese a la mala memoria de los amigos de mi quinta-,  era un hacha. Luego llegó la transición y navegué como pude por la escolástica marxista, las veleidades ácratas y las alucinantes e incomprensibles clases de doctos profesores de la materia, alguno de ellos, y a pesar de ellas,  todavía amigo. La filosofía no ha tenido nunca buena prensa en nuestra amada España, nos va más la rápida descalificación, el racial insulto y el exabrupto extemporáneo. Vamos, que hilamos fino. Por eso me he alegrado tanto que la  Comisión de Educación del Congreso de los Diputados haya apoyado por unanimidad una proposición no de ley por la que se insta al Gobierno a introducir de nuevo en el currículo de bachillerato la Filosofía como materia común y obligatoria. Por unanimidad, he dicho bien, no estoy en la fase de jarra vacía.)

35 años dan para llenar (o vaciar, o llenar y vaciar) una buena vasija. Para despedir a algunos amigos y encontrar nuevos,  incluso algunos más jóvenes. Para abrir unas cuantas miles de cajas, para leer y recomendar muchos libros y  vender algunos. Para pasarlas canutas. Para ser feliz. Para leer muchos saldos bancarios y 35 balances anuales. Para organizar muchas, pero qué muchas presentaciones, debates y exposiciones. Para que la prensa te trae bien y para que te olvide de manera inmisericorde.  Para viajar a América Latina y soñar con ella. Para enfadarse y desenfadarse. Para estar alegre, triste y melancólico, para el optimismo y para el miedo.

Sí, 35 años en Cálamo han dado para muchas cosas y casi todas ellas las hemos compartido contigo. Por eso te invitamos  a celebrar  el 35 aniversario de Cálamo de una manera sencilla: charlando, riendo y tomando juntos un buen vino. Y también inaugurando de manera oficial el mural que desde unos días ilumina nuestra entrada, un mural repleto de lecturas vividas y compartidas.

Te esperamos en Cálamo el próximo viernes 26 de octubre a partir de las 19.30 horas. Ven, tenemos ganas de verte. Y gracias por acompañarnos antes, ahora y siempre.

Un fuerte abrazo en nombre de los de Cálamo. Paco Goyanes

Archivo